Blog

Portada

Parece mentira que hoy se cumplen 33 años de la muerte de mi papá. Fue una partida repentina. Tenía solamente 53 años. Lo impactante además para todos fue que murió el mismo día que nació mi segundo hijo. 

Eduardo Domínguez Richa era su nombre. Todos lo llamaban Edo. Fue un papá cariñoso. Recuerdo que cuando me levantaba de mal humor él me sentaba en sus piernas y me acariciaba la cabeza hasta que poco a poco me iba despertando. Era abogado, pero también contable. Sufrió mucho conmigo porque no lograba entender las matemáticas. Él decía que el cambio que se había dado en la educación de las matemáticas modernas cuando yo estaba en tercer grado fue lo que me había enredado. Y así fue durante todo el colegio. Si bien fui siempre muy buena estudiante, las matemáticas fueron mi mayor dolor de cabeza. Él siempre estuvo dispuesto a ayudarme.

Cuando nació su primer nieto, mi hijo mayor, mi padre estaba muy feliz. Se sentaba por horas con él en la mecedora de su casa mostrándole las fotos de los caballos en las revistas hípicas. La enseñanza fue tan intensa que la primera palabra que dijo mi hijo a los nueve meses fue «caballo». Antes de decir papá y mamá. Fue el único nieto que llegó a conocer. Dos años después moriría.

Si les soy sincera, la pérdida de mi papá la viví como en un sueño, ya que me refugié en mis dos hijos y en mi hogar. No pude ir a su entierro ya que en esos años uno se quedaba varios días en el hospital luego de dar a luz.

En la cripta donde reposan las cenizas de mi papá después de haber asistido a misa.

Un hombre que fue muy sencillo. Siempre se le veía con sus guayaberas blancas y sus pantalones oscuros caminando por la ciudad. 

Y el resultado de ese amor fue palpable de este año que mi mamá cumplió 80 años. Cada uno de los nietos que pudieron estar presentes en la reunión que le organizamos hicieron un brindis.

El menor de todos, que incluso nació el mismo día que mi papá, lo único que dijo fue lo siguiente: «Abuelita , yo sé que Abuelito Edo te está mirando».

Papi, han pasado ya 33 años de tu repentina partida y todos te seguimos teniendo presente. Eres y seguirás siendo parte de nuestras vidas.

Comments(8)

    • María Elena Alvarez

    • 1 año ago

    Prima, tío Edo siempre ha estado presente en mi memoria. Para mi fue un tío muy especial. Manena como el me llamaba. Siempre lo vi como un esposo y padre entregado a su familia, se le veía el gran amor por tía Vicky y ustedes. Me alegro haber compartido tiempo con ustedes en mis idas a Cermeño, a tu casa en Panamá inclusive cuando venían a David o cuando vivieron en Puerto. Su partida fue repentina pero nuestros recuerdos serán para toda la vida. Te queremos tío Edo.

    Manera.

    • Noris Alderson

    • 1 año ago

    Muy bonito Tere! Que siga descansando en paz tu querido padre!

    • Maria Del Carmen Correa de Bares

    • 1 año ago

    Querida Terr:

    Definitivamente que, lejos de estar tristes este día, es una gran bendición porqué significa que se mantendrá vivo su recuerdo en el amor de tu hijo y en los corazones de toda la familia.

    Filiz Cumpleaños a tu hijo Juan Antonio y saludos con mucho cariño a toda la familia en este día tan especial.

    Fuerte abrazo,,

    Mary Carmen dé Barés.

    • Myrna Rojas Pardini

    • 1 año ago

    Tere, que hermoso escrito y tributo a Don Edo, más bello que sus nietos lo tengan presente aunque no le hayan conocido,… Mientras recordemos a nuestros seres queridos que han partido, seguirán vivos en nuestros corazones. Es importante como han sabido manejar que ambas celebraciones, nacimiento celestial de Don Edo y nacimiento terrenal de Juan Antonio sean compartidas el mismo día 🥰

    • Analisa Gonzalez

    • 1 año ago

    Que belleza. Debes sentirte muy orgullosa de haber tenido un padre amoroso y dedicado. Que Dios lo tenga en su Gloria 🙏

    • Aida Londoño

    • 1 año ago

    Tere, como siempre un escrito cargado de sentimiento, siempre estarán vivos en nuestros recuerdos. Que lindo transmitir ese legado a los que no le conocieron. Que celebre en el cielo junto a nuestro Señor.

    • Maria Del Carmen Correa de Bares

    • 1 año ago

    Querida Tere:

    Definitivamente que, lejos de estar tristes este día, es una gran bendición porque significa que se mantendrá vivo su recuerdo en el amor de tu hijo y en los corazones de toda la familia.

    Filiz Cumpleaños a tu hijo Juan Antonio y saludos con mucho cariño a toda la familia en este día tan especial.

    Fuerte abrazo,,

    Mary Carmen dé Barés

    • Isabel Garcia

    • 1 año ago

    Hermosa manera de recordar a tu padre Tere. Te admiro mucho ❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.