Blog

IMG_8669 2

Hace unos días vi una película que me gustó muchísimo. No solo por lo divertida sino por lo mucho que me hizo reflexionar.

El personaje principal tiene un accidente y pierde la memoria. Mientras está en el hospital, su mejor amigo comienza a contarle su vida para ayudarlo a recordar. No entraré en muchos detalles por si la quieren ver. Pero sí diré que el protagonista se ve enfrentado a una vida que le parece horrenda. Se siente abatido en medio de la situación que está atravesando. Incluso llega a decir que mejor hubiera sido haber muerto. Pero todo en clave humorística.

Lo cierto es que disfruté mucho la película. Y lo mejor fue que me reí a carcajadas. 

Pienso que, ni Dios lo quiera, me enfrentara a una situación como la del protagonista estaría tranquila con la vida que llevo en este momento. Procuro con mis escritos acercar a más personas a Dios e incentivar en los más pequeños el gusto por la lectura. Trato de ser luz y dar amor a mi hogar, esforzándome día a día por mantenerme en el camino muy recto y muy corto para llegar al cielo de Santa Teresita del Niño Jesús.  

Yo me he abierto a los demás de una forma que nunca pensé. De hecho, hace unos días que se celebró el Día Mundial del Cáncer de Ovario, reviví lo que fue la escritura y publicación de Te ofrezco mis puertas. Me encontré con la reseña que hizo Julieta de Fábrega para la contratapa del libro: «La vida es para vivirla con sus penas y alegrías, no para verla discurrir como un simple espectador. Cuando alguien te muestra su alma, no te distraigas; es posible que al ver la ajena encuentres la propia». 

Y es como ella dice, yo les mostré mi alma a los lectores y así ha sido desde ese momento con mis escritos en este blog y en los del blog de www.10minconjesus.net. Y todo empezó en el grupo de WhatsApp Mi aventura, que fue como un diario durante los meses de tratamiento.

Coincidió que por los días que vi la película, Marisabel Salas me invitó a su segmento Cuéntale a Bebo, en su cuenta de Instagram, para hablar sobre la resiliencia. Me propuso comentar un artículo de la psicóloga María Paz Blanco titulado El inmenso poder de la resiliencia y sus 7 pilares para enfrentar la adversidad. Fue sumamente interesante comprobar que la forma en que afronté la enfermedad estaba contenida en ese artículo. Yo, sin saberlo, enfrenté una situación de salud como si llevara una libreta, con los puntos a los que tenía que ponerle un gancho de completado.

Uno de esos puntos se refería a la capacidad de relacionarse y construir relaciones satisfactorias y redes de apoyo tan importantes en momentos difíciles. Y fue lo que yo hice. Mi vida hasta ese instante era reservada, pero abrirme a los demás hizo el cambio y me llevó a escribir mis libros. 

Esta es mi vida ahora y no quiero que cambie. Estoy feliz así, más feliz que nunca. Y mucho tiene que ver la cercanía que ahora tengo con Dios, que me hace ver todo con otra óptica. Pero si me hubiera pasado algo como lo del protagonista años atrás estoy segura que mi sentir hubiera sido otro.

Mi obra maestra es el título de la película. Cuando terminé de verla, pensé cuál sería mi obra maestra. Sin duda, en mi caso, es mi alma, mi castillo interior, como la llamaba Santa Teresa de Ávila. Si lo más importante para mí es ganarme la vida eterna junto a Dios en el cielo, la única forma será ir moldeándola poco a poco y estar dispuesta a vivir con corazón transparente y repleto de amor, que es lo que Dios nos pide. Vivir en el amor. Sin resentimientos, sin odios, perdonando. No dar cabida a sentimientos que lo que hacen es alejarnos del camino muy corto y muy recto para llegar al cielo de Santa Teresita del Niño Jesús. 

Y no es que con esto esté llamando a la muerte, sino que tengo bien claro lo que quiero al final de esta vida terrenal, cuando Dios decida llamarme junto a Él. 

Y tú, ¿qué pensarías si, ni Dios lo quiera, te pasara algo así, y tu mejor amigo te contara cómo ha sido tu vida hasta el momento del accidente? ¿Te sentirías feliz con lo que diga o, como el personaje de la película, te avergonzarías por cómo has llevado tu vida? ¿Cuál dirías que es tu obra maestra?

Comments(4)

    • Maricel Navarro

    • 4 meses ago

    Me gustaria escuchar la historia de mi vida de acuerdo a la voluntad de Dios.

    • Analisa Gonzalez

    • 4 meses ago

    Siempre escritos excelentes y con mucha reflexión. Te felicito amiga!

    • Polola

    • 4 meses ago

    Excelente Tere….voy a buscar la película 😘

    • Clarisa Kelley

    • 4 meses ago

    Bien bonito artículo y la inspiración que te dio para escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.