Blog

497cadae-67f2-4a73-89b6-3c23297e414d

El año pasado publiqué dos escritos inspirados en Stellita Rojas Pardini. El primero: Stellita por siempre niña, y el otro, Vivir con un discapacitado, una oportunidad de amor.

En ambos conté que de niña nunca tuve relación con ninguna persona con alguna condición especial hasta que conocí a Stellita, quien tenía Síndrome de Down. Ella era la menor de los seis hermanos de la familia de mi esposo. En el mes de mayo cumplirá un año de haber partido a la morada celestial.

Quiero nuevamente celebrar la vida de Stellita y a la vez seguir promoviendo conocimientos y enseñanzas sobre las personas con Síndrome de Down.

El Síndrome de Down no es una enfermedad como la mayoría de las personas cree. Se trata de una condición que se presenta cuando aparece una alteración genética en los cromosomas. Cuando Stellita nació, en 1962, a un niño con Síndrome de Down no se le preparaba para insertarse en un colegio regular con otros niños, ni tampoco existían los programas escolares para lograrlo, como sí ocurre desde hace algunos años. Ahora se sabe que, con trabajo, atención y ayuda, las personas con Síndrome de Down pueden incorporarse a la vida social y desempeñar múltiples actividades, así como realizar estudios completos.

En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down. “El propósito fue generar una mayor conciencia pública y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones”.

Cuando  estaba preparando los escritos sobre Stellita, abordé a amigos que tenían a algún integrante de su familia con esta condición. Encantados me mandaron fotos y reseñas sobre ellos. Pude comprobar que, así como con Stellita, cada uno de ellos es el centro de sus familias. Y son los que más enseñanzas han llevado a todos los que los rodean. Hoy quiero compartirles un pedacito de esas vidas que han llenado de tanto amor y orgullo a sus seres queridos. Además espero con este artículo contribuir a cambiar las percepciones, muchas veces erradas, sobre el Síndrome de Down.

Ximena (Mena) Varela

Nació el 19 de julio de 1989 y ha participado en Olimpiadas Especiales desde los ocho años. Ximena es Atleta Líder y representó a América Latina en una cena especial en La Casa Blanca con el presidente norteamericano Barack Obama. Asimismo, ha ganado medallas en Juegos Mundiales en Irlanda y China. Estudió la carrera de Fotografía en la Universidad Ganexa, siendo la primera persona con Síndrome de Down en graduarse de la Universidad en Panamá.

María Victoria Soriano Enríquez

Tiene treinta y nueve años, baila mucho, le gusta tejer con gambas y es fanática de los reconocidos cantantes típicos de Panamá, Samy y Sandra Sandoval. Ama a sus hermanos, a sus tíos, a sus primos, a su nana Beatriz, y a sus Barbies. Es muy cariñosa y ordenada. Su mamá y ella son muy unidas.

Augusto Ducreux

Nació  el 22 de agosto de 1986. A los quince días de nacido empezó su terapia física y a los cinco años pasó por una cirugía de corazón abierto que superó sin problemas. En ese momento empezó el empuje para todo su desarrollo. Estudió en la Escuela Experimental de Panamá, cursó el Bachillerato en Comercio y obtuvo su diploma en Educación media en la Escuela del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en Curundú, Panamá. Ha tomado cursos de computación y domina el inglés. Además de participar como actor de la primera obra integrada en Panamá, La cucarachita Mandinga, Augusto es miembro de bailes folclóricos y participa como atleta de las Olimpiadas Especiales capítulo Panamá y de los Estados Unidos. Actualmente labora en Capital Bank como mensajero desde el 2015.

Como vemos, los avances que se han dado desde que Stellita nació son inmensos. La realidad es que hoy en día no hay límites para lo que una persona con Síndrome de Down puede lograr. 

Ojalá que todos comprendamos que el único camino que se puede seguir junto a alguien que nazca con esta condición es el del amor, el apoyo, el respeto y, por sobre todo, el de la igualdad.

(La imagen de la portada, incluye una ilustración diseñada por Freepik http://www.freepik.com)

Comments(8)

    • Graciela De Obaldia

    • 7 meses ago

    Tal cual lo narra la autora, se que estos seres especiales llegaron a regalarnos y enseñarnos a amar. Todos los actores en este articulo son destacados de una manera o varias y en comun lleban la bandera de la paz repartiendo esa sabiduria que solo ellos regalan incondicionalmente.
    Yo soy tia orgullosa del joven Augusto quien me consta es todo lo escrito y tanto mas. Se que no ha sido facil para sus padres y hermanos siempre pero, tambien se que no podrian vivir sin todo lo que significa Augusto. La familia esta inmensamente agradecida on Dios por regalarnoslo y con «Tuto» por los abrazos, besos y palabras de cariño y consuelo que nos ha dado el.
    Eres una bendicion Augusto Ducreux Cabal!!

    • Berfalia Brenes

    • 7 meses ago

    El estado debería contemplar edificar colegios públicos para esta población de niños panameños, y capacitar profesores bien asalariados, haciéndolos idóneos para que formen a nuestros
    Niños de manera exitosa. En el futuro esta población estaría incorporada sin limitantes a diferentes tipos de trabajo.
    Edificar desde parvularios, kinder, primaria, secundaria, etc, en donde los niños puedan desarrollar sus talentos.

      • Gloria Ducreux

      • 6 meses ago

      Que belleza Chelita la tia de Tuto. Te amo y gracias Tere por encontrar las bendiciones de estos chicos y darle un hermoso homenaje a tu cuñada Stella

    • Gloria Ducreux

    • 6 meses ago

    Que belleza Chelita la tia de Tuto. Te amo

    • Aida Londoño

    • 6 meses ago

    Excelente artículo Tere. Tal cual, estas personas son seres con mucho amor. Tuve la oportunidad, hace años, de apoyar como catequista a un grupo de estos jóvenes, al final creo que aprendí más yo, que lo que les enseñabamos, pues el tema central era «amar» y son especialistas en ello.

    • Margarita Santacoloma

    • 6 meses ago

    Son 1 belleza de persona y muy cariñosos

    • Myriam Beatriz Lemos Navarro

    • 6 meses ago

    Mi querida Tere muy lindo el articulo y compartir los lindos momentos que viviste con Estelita una mujer adorable .
    Bendición
    Myriam

    • Magally

    • 6 meses ago

    Lindo articulo donde una vez mas se comprueba que el AMOR lo puede todo. Comparti muchos momentos con una amiga su dedicación y amor por su hija Pamela, son unos seres maravillosos que unen y dan mucha alegria a las familias❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.