Blog

tere-dominguez

Como muchos saben, mi nombre de pila es María Teresa. Me lo pusieron en honor a Santa Teresita del Niño Jesús, cuya fiesta se celebra el primero de octubre. Yo nací un 2 de octubre.

A raíz que del blog de 10 minutos con Jesús AL me pidieron escribir un artículo sobre ella,  fue que vine a conocer detalles de su vida. 

Hoy quiero compartirles lo que ha significado para mi profundizar sobre la vida de mi santa.

Uno de los primeros libros que leí  fue Historia de un alma (1898), sus memorias autobiográficas, cuya primera edición se publicó un año después de su muerte.  

Santa Teresita insiste una y otra vez en sus memorias que ante Dios debemos tener el corazón confiado y un alma de niño. Decía que se llegaba a Dios con pequeños detalles y que para poder confiar en Él debíamos tener un alma infantil. Si no volvemos a ser como niños, no podremos alcanzar el reino de los Cielos. 

Desde  pequeña, la naturaleza ha sido parte de mi vida: el mar, el cielo, los árboles, las flores fueron los que inspiraron mis primeros escritos:  poemas que escribí a partir de los 14 años. De hecho en mi más reciente libro El misterioso enamorado incluí dos de esos poemas.

Así que al descubrir que desde niña Teresita veía a Dios en las cosas más sencillas de la vida, me sentí completamente identificada. Se refería a ella misma como la “florecita de Jesús”. Y con qué sinceridad cuenta su vida, sus rabietas, sus sorpresas. Hablaba con diminutivos. Decía que se llegaba a Dios con pequeños detalles. 

Una frase de Teresita que me caló hondo al leer Historia de un alma es: “A pesar de mi pequeñez puedo aspirar a la santidad. Dios no puede aspirar deseos irrealizables”.

Si yo quiero ser mejor es porque Dios así lo quiere. No hay algo que yo desee que Dios no me lo vaya a conceder. Solo falta que yo lo quiera. Al entender esto sentí tanta paz, ya que en mi deseo de buscar la santidad en la tierra, me exijo mucho a nivel de mi formación espiritual. A veces me siento tan imperfecta, con tantas cosas que tengo que cambiar. Pero al leer este libro de lenguaje tan sencillo entendí que lo importante es querer ser mejor, desearlo desde lo más profundo de mi ser. Si lo deseo así es porque es algo que Dios quiere para mí. Por algo Teresita dice “Dios no puede aspirar deseos irrealizables”.

El caminito al Cielo

Teresita dice que Dios nos ama tal y como somos. Hay debilidades de las que Dios nos libra, pero hay otras que no, precisamente para seguir siendo pequeños y pobres para depender de su gracia. Porque si nos sintiéramos perfectos entonces no lo buscaríamos. Pero no podemos hacer drama de las imperfecciones ya que de lo contrario perdemos mucho tiempo en eso. Por algo ella decía “…quiero buscar la forma de ir al Cielo por un caminito muy recto y muy corto, por un caminito totalmente nuevo”.

Pero para lograr andar en ese caminito no podemos desanimarnos ante las propias faltas, debemos ser como los niños que se caen y por allí mismo se levantan. Como son pequeños no se lastiman. Además, no piensan sino en que sus padres los perdonen, los abracen para seguir en sus juegos. En cambio, el adulto, al caer, al cometer una falta, pierde a veces tiempo buscando excusas o recriminándose, cuando lo que tiene que hacer es buscar el perdón de Dios y seguir en el camino de la santidad en la tierra, en el caminito muy recto y muy corto al Cielo, como decía Teresita.  

A mí me ha ayudado mucho para mantenerme en su senda hacer su novena. Mi amiga Xenia me la envía todos los años y también la hago con el padre Peter Mullan que formó para la pandemia grupos de WhatsApp, pero además incluye reflexiones sobre la vida de mi santa. Es un recorrer cada año por nueve días su caminito muy recto y muy corto para llegar al cielo.

¿Qué significa confiar en Dios? 

Teresita decía que la confianza en Dios es clave para alcanzar la santidad en la tierra.

“Yo quisiera encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, pues soy muy pequeña para subir la dura escalera de la perfección. Este ascensor que ha de elevarme hasta el Cielo son tus brazos, Jesús”. 

Esta frase resume lo que es la confianza en Dios de Santa Teresita del Niño Jesús. Ser pequeño y mantenernos pequeños nos hará llegar a la cima del amor de Dios. La confianza en Dios es esperarlo todo de Él, como un niño lo espera todo de su padre, es no preocuparse por nada.

¿Cuál es la fórmula para hacerlo? Depositar la confianza plena en Dios. Si lo hacemos, seremos como un niño: que se cae, sabe pedir perdón a su padre Dios para seguir por el caminito de Santa Teresita, en la búsqueda rápida de la santidad. Sin perder tiempo en orgullos. 

Además, la confianza en Dios significa actos de confianza. Son como las semillas. Darán sus frutos a su debido tiempo.

En este punto me sorprendo al recordar uno de los poemas que escribí a los 14 años y que fue de los que incluí en El misterioso enamorado. A continuación se los comparto:

Ese tú, ahora sé que era Jesús. Desde mi corta edad intuía que Él era quien podría calmar mi inquietud, contando además con la bendición de mi santa que siento que me ha estado cobijando desde que nací. Protegiéndome.

Gracias a Dios, su caminito muy corto y muy recto me alcanzó y ahora es parte de mi vida.

Dios me ha regalado otro año más de vida y si Él así lo quiere tendré todavía mucho que recorrer del caminito de Santa Teresita, la florecita de Jesús, mi santa. 

¡Gracias a mis padres: me dieron el mejor regalo para toda una vida al llevar su nombre!

Comments(5)

    • Angela Healy

    • 8 meses ago

    Qué lindo

    • Patricia Camino de Ocando

    • 8 meses ago

    Ideal para hacer oración
    Me encanto

    • Myriam Beatriz Lemos Navarro

    • 8 meses ago

    Mi querida Tere eres bendecida por tantas cosas y una de las más importantes tú nombre que te ha llevado a ser lo que eres una mujer de Fe y tú deseo más grande es que todos a tu alrededor nos contagiemos con fuerza a la inmensa Fe que tienes .
    Diosito , La Virgen Santísima y el ejército celestial necesitan mujeres como tú mujeres de luz para iluminar los caminos de nosotros .
    Bendición 🙏
    Myriam

    • Bibi de la Guardia.

    • 8 meses ago

    Tere, me encantó leer lo que escribiste que con palabras sencillas nos llegó al corazón porque salió del tuyo. Gracias por inspirarnos a aspirar a la santidad confiando como niños en los brazos del Padre. Gracias por animarnos a seguir, con Santa Teresita, el caminito corto y recto hasta el Cielo.

    • Estela Alvarez

    • 8 meses ago

    que belleza lo q escribes y la manera en q lo haces mi Terele, eres inica!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.