Blog

fullsizeoutput_8442

Antes del cáncer, muchos sucesos o fechas simplemente llegaban y pasaban por mi vida, pero ahora son motivo de reflexiones constantes. Los que me han seguido desde el día que inicié el blog saben que mi prioridad es tener mi alma preparada para el día de mi muerte. En marzo del año pasado, cuando me dijeron que tenía cáncer, lo primero que pensé era que iba a morir. Los que leyeron Te ofrezco mis puertas saben todos los sentimientos que experimenté en ese momento. Y aunque ya terminé la quimioterapia, y todos los exámenes que me hicieron a fines de octubre salieron libres de malignidad, no olvido que lo único cierto es que todos vamos a morir. Por ahora ese enemigo sigiloso se ha ido, pero ha dejado en mí la certeza de que quiero que mi vida terrenal de ahora en adelante sea una preparación para la vida celestial. Antes lo creía, pero ahora se ha tornado en una prioridad. Los controles mensuales que me tendré que hacer por cinco años serán otro recordatorio.

En su sermón de día de ayer, durante la misa a la que asistimos en la iglesia de Coronado, el padre explicaba que los Reyes Magos nos representan a todos nosotros. La Iglesia católica celebra la fiesta de la epifanía del Señor el 6 de enero de cada año. Es el momento en que Jesús fue revelado ante los Reyes Magos, quienes iban ante él no para recibir, sino para dar.  

Esto me hizo reflexionar: ¿Qué regalos le he dado yo al Niño Jesús? Nunca antes me había hecho esta pregunta.

Nacimiento que tiene más de 50 años de estar en la familia Domínguez.

Cuando mis hijos estaban pequeños siempre les dejábamos algún juguete debajo del árbol para el Día de Reyes. Mi esposo me cuenta que en su familia la tradición era dejar dulces. Con la partida de uno de mis hijos, quien se fue a estudiar a Barcelona, empezamos a conocer otras tradiciones. Una de ellas es que, en España, el Día de Reyes se celebra con más pompa que el Día de Navidad. En todas las ciudades hay desfiles cuyos motivos centrales son Melchor, Gaspar y Baltazar. Incluso el 6 de enero es fiesta nacional, el día en que los niños reciben sus regalos, y no el 25 de diciembre. 

Lo que sí es común en todos los países católicos es que el 6 de enero es el día en que el Niño Dios fue encontrado y reconocido por los Reyes Magos. Una estrella fue la que los guio hacia Él y no dudaron en seguirla. 

La meditación de los diez minutos con Jesús me reafirma la importancia de que sigamos en nuestra vida la misma estrella —que es Cristo—, que guio a los Reyes Magos hasta Belén. Debemos mantener esa luz resplandeciendo en nuestros corazones y seguirla con total confianza.

Cuando mi amiga Angelique supo que me había fracturado el pie izquierdo y no podría apoyarlo por dos semanas, me escribió lo siguiente:

El maluco a veces nos quiere desinflar. En especial cuando nos acercamos a Dios. No te dejes. Eso es solo para desalentarte. Recuerda, su trabajo es que reneguemos de Dios. ¿Por qué me pasa esto a mí? No me amas, Señor, ¿te olvidaste de mí? Cosas muy humanas.

Por otro lado, Lanny, a quien conocí en 2017 durante el seminario-taller Escriba y publique su libro, me escribió lo siguiente:

En el Selecciones de este mes hay un artículo sobre las caídas. Al principio pensé que era sobre cómo evitar caerse, pero no. Era sobre cómo protegernos al caer. Me dejó pensando que esa es la actitud correcta en todo tipo de caídas (física o emocional). Durante una caída, cuidar que el daño sea el menor posible y saber cómo levantarnos. Tú, por ejemplo, “caíste” con el cáncer. Te protegiste súper bien y ahora te estás levantando. Aunque te quieres “comer al mundo”, debes levantarte despacio para continuar cuidándote. ¡¡Cuidado con esa patineta que tienes ahora!! No agarres velocidad, jajaja. Cuídate, Tere.  

He recibido muchos mensajes y llamadas más, pero estos dos me hicieron reflexionar muchísimo. Así que, ante la pregunta: ¿cuáles serían mis regalos este año para el Niño Dios?, aquí está la respuesta:  

Niño Jesús regalo de mi hermana Marta.

Seguir al Niño Dios cada día sin dudar, como lo he hecho desde marzo, sin importar los obstáculos ni los tropiezos que pueda encontrar en el camino. 

Voy a bajar la velocidad. Esos cuatro kilos de más los iré perdiendo con calma. Ahora me tengo que enfocar en recuperarme de la caída, confiando en que se formará el callo y no tendrán que operarme. Mientras, seguiré escribiendo, leyendo y disfrutando unos días más en este paraíso terrenal donde me encuentro. 

Mañana mi esposo debe regresar a la ciudad. Mi amiga Ángela vendrá a acompañarme por unos días hasta que él regrese. Será la primera vez desde nuestra adolescencia que pasaremos unos días las dos solas. 

Feliz Día de Reyes a todos los lectores de mi blog.

Comments(20)

    • María Elena Alvarez

    • 6 meses ago

    Feliz Día de Reyes prima con todo mi amor para ustedes. ❤

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Gracias prima. Igual a ti.

      • Paul Guzman

      • 6 meses ago

      Feliz Año Tere…

        • Tere Dominguez

        • 6 meses ago

        Igualmente a ti, Paul.

    • Maria de Lourdes A de Ferrer

    • 6 meses ago

    Tere cada dia eres mas sabia🙏El Niño Dios estara contento de ver como te vas pareciendo a El💝love, Lourdes

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Gracias Lourdes. Tú has sido parte importante en mi crecimiento espiritual. Espero que sigas siempre a mi lado. Te quiero mucho.

    • Mónica M Guerrero M

    • 6 meses ago

    ¡Feliz día de Reyes Tere! Me encantó lo que dijo tu amiga sobre las caídas. Lo pondré en práctica.

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Me alegro que te gustó. Lanny escribe muy bien y ha incluso publicado cuentos en la revista de Copa. Me hizo reflexionar muchísimo. Igual, otra vez: Feliz día de Reyes

    • MynaCale

    • 6 meses ago

    Tere, que profundas palabras, su contenido es un regalo para los que lo hemos leído. Aceptar que todos vamos a partir en algún momento y que nuestra morada final será según nuestro comportamiento con Dios y las demás personas que se cruzaran en nuestro camino

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Myrna, muchas gracias por compartirme tu sentir al leer el post. Me alegro que provocó en ti igualmente las mismas reflexiones. Un abrazo y otra vez: Feliz día de reyes.

    • Myriam Lemos de Pretto

    • 6 meses ago

    Mi querida Tere cada vez leo un mensaje o escrito tuyo me dejas pensando .
    Aprender a levantarse despacio cuando te caes
    En mis experiencias cuando me he caído me desespero y solo logro recuperarme cuando le pido a Dios ayuda apoyo .
    Inmediatamente bajo las revoluciones y me voy despacio así todo se va solucionando .
    En eses caminar despacito Dios nos envía angelitos que nos ayudan y apoyan en todo para levantarnos 🙏

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Gracias Myriam por compartirme tu sentir al leer el post. Así mismo es: despacio confiando en Dios es lo que estoy aprendiendo. Y al bajar la velocidad permitimos que esos angeles nos hablen y se acerquen a nosotros. Gracias por haber y seguir estando para mí. Un abrazo.

    • Angelique de Burgos

    • 6 meses ago

    Tere que belleza. Estoy impresionada. Cada dia tus palabras fluyen y fluyen llenas de aliento y fuerza. Feliz dia de Reyes amiga. Un abrazo. Te quiero mucho. Gracias por recordar mis palabras

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Hola amiga, gracias a ti por haber leído mi post El último peldaño 2019 que te trajo a ti esa reflexión sobre «el maluco» y que me compartiste. Fue motivo de análisis interno a tal punto que me inspiró para este post. Un abrazo y yo también te quiero mucho.

    • Bibi

    • 6 meses ago

    Tere, cada día me sorprendes más. La presentación de tu libro fue excepcional. No faltó ni un detalle, todo planeado a la perfección. Y así fue tu libro. Escrito con gran dominio del lenguaje y una candidez que nos permitía compartir tus sentimientos y entrar a tu alma. Y en tu blog continúas abriendonos tus puertas. Gracias, Tere. Dios te cuide y te siga bendiciendo.

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Estoy feliz de haberme reencontrado contigo. Fuiste muy importante en mi adolescencia. Gracias por escribir en mi blog.

    • IGNACIO

    • 6 meses ago

    PARTIMOS CUANDO NACEMOS. ANDAMOS MIENTRAS VIVIMOS. Y LLEGAMOS AL TIEMPO QUE FENECEMOS, ASI QUE CUANDO MORIMOS DESCANSAMOS.. (Este bonito poema espanol, escrito en el siglo XIV, lejos de entristecernos nos da la clave de nuestra existencia. Asi q todo mi afecto a la gran Tere Dominguez q ha «Ofrecido sus puertas» a la esperanza y a la vida,con valor e inteligencia, en ese emocionante libro q ha escrito mientras «ANDAMOS». Feliz 2020

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Hola Ignacio, gracias por compartirme este poema tan hermoso y cuyo mensaje comparto. Creo que puedo incluso incluirlo en mi próximo libro. Un abrazo.

      • Tere Dominguez

      • 6 meses ago

      Hola Ignacio, el poema se me ha quedado grabado. Y la relación que haz hecho del mismo con Te ofrezco mis puertas me ha conmovido. Gracias por escribirme en el
      Blog.

    • Maria Eugenia Ballivian

    • 6 meses ago

    Muy lindo como todo lo que escribes!! Gracias por compartir cada reflexión con nosotros, de verdad que eres un ejemplo. Que te recuperes pronto de la caída y espero que sigas disfrutando de los regalos que nos da El Niño Jesús cada día, porque siempre está a nuestro lado aunque a veces nos cueste verlo.
    Es una bendición que tengas tanta claridad y alegría, eso también es un don, el de sabiduría. Ojalá todos pudiéramos vivir con la certeza de que esta vida es temporal y preparándonos para la definitiva. Gracias Tere!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *